PATCHWORK:  Palabra inglesa que significa trabajo de retazos. Es la unión de trozos de telas cosidas entre sí, utilizando diversas técnicas.

 

 

 

 

Se realiza a partir de trozos de tela cosidos para formar una sola pieza. Se trabajó en principio con objeto de aprovechar restos de materiales escasos o preciosos para hacer artículos prácticos, En las velas de las naves del Nilo representadas en las pinturas murales de Tebas pueden apreciarse primitivos ejemplos de este tipo.

Una de las técnicas usadas en patchwork es la de aplicación, que consiste en coser sobre un fondo de tela otras telas de distintos colores formando dibujos, éstas se utilizaban para remendar tejidos gastados o agujereados, cubriéndolos mediante parches. Más tarde se fueron perfeccionando al recortar los parches en diferentes formatos y adornar sus bordes con hilos en realce.

El acolchado es la unión de dos capas de tela, top y trasera, con un relleno mullido entre medias, guata. Antiguamente se realizaba para  protegerse del frio.

La llegada del siglo XX puso fin a las carencias del pasado, los materiales de todo tipo comenzaron a ser asequibles a todo el mundo, se disponían de máquinas. Todos los trabajos manuales cedieron su puesto a los artículos de fabricación industrial. Este estado de cosas mantuvo su vigencia hasta mediados de este siglo en que de nuevo muchas personas han sentido la urgencia de hacer algo con sus propias manos. Esto, junto con el hecho de que los productos manufacturados carecen de originalidad, ha traído como consecuencia el resurgimiento de gran parte de las formas de artesanía del pasado. En la actualidad, el acolchado, la aplicación y el patchwork tienen cada día mayor demanda.

Además está demostrado que el patchwork ayuda a fomentar las relaciones personales entre las alumnas que acuden a los cursos, combate el stress originado por la jornada laboral y aporta una ayuda a nivel anímico en las personas que están atravesando momentos difíciles.